Diabetes Tipo II en niños y adolescentes

Las personas con diabetes tipo 2 tie­nen niveles de glucosa (azúcar) en la sangre más altos de lo normal. La in­sulina que se produce en el páncreas es la que regula la cantidad de glucosa en sangre. Personas con diabetes tipo 2 producen insulina pero las células de su cuerpo no responden bien a ella. Por lo tanto tienen resistencia a la insulina. La diabetes tipo 2 ocurre generalmente en personas con sobrepeso, que realizan poca o ninguna actividad física y mayo­res de 40 años. En muchos casos hay algún miembro de la familia con diabe­tes tipo 2. Niños obesos y adolescentes, especialmente aquellos con historial familiar de diabetes tipo 2, tienen ma­yor riesgo en desarrollar diabetes tipo 2 durante la niñez o en la adolescencia. Durante las últimas décadas se han re­portado cada vez más casos en Puerto Rico de diabetes tipo 2 en niños.

Hay varios factores que contribuyen al desarrollo de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Historial familiar de diabetes
  • Poco ejercicio
  • Diabetes gestacional en la madre del paciente

Otras señales y síntomas que aumen­tan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 son:

  • La acantosis nigricans (una área en la piel que se oscurece y usual­mente aparece detrás del cuello)
  • Presión alta
  • Nivel de colesterol ato

La mejor manera de prevenir la diabe­tes tipo 2 es mantener un peso adecua­do. Si su niño ya padece de diabetes tipo 2 es importante diagnosticarla a tiempo para así poder tratarla adecuadamente.

La diabetes tipo 2 se diagnostica uti­lizando pruebas de sangre. Se puede diagnosticar con un examen de glucosa en ayunas (más de 8 horas sin comer), con un nivel de glucosa al azar, con un examen de tolerancia a la glucosa oral, o con una hemoglobina glucosilada (da un promedio de los niveles de glucosa por los pasados tres meses). El médico analizará los resultados de estos exá­menes para determinar si su niño pade­ce de la condición y sugerir opciones de tratamiento.

La diabetes tipo 2 regularmente se puede controlar con dieta y ejercicio, pero hay personas que requieren medi­camentos orales (agentes hipoglucémi- cos orales) o insulina para poder man­tener control de los niveles de azúcar. Actualmente, la metformina e insulina son los únicos medicamentos aproba­dos para el tratamiento de diabetes tipo 2 en niños.

Un factor importante para el buen control de los niveles de glucosa en un niño o adolescente con diabetes tipo 2 es el apoyo y participación de la familia. Toda la familia debe de llevar un estilo de vida sano que incluya una dieta ade­cuada y ejercicio. Esto no sólo ayudará al niño, sino también a los familiares. Colabore con su hijo para desarrollar un plan en el cual se tome los medica­mentos y mida sus niveles de glucosa en sangre. El hacer esto ayudará a evitar complicaciones en un futuro.

Carlos A. Leyva Jordán, MD
Endocrinólogo Pediátrico

Relacionado con: Artículos para Pacientes, Diabetes Mellitus Tipo 2, Niños y Adolescentes